Eduardo Hugo Rapoport 

In memoriam 

El 15 de mayo, día del maestro en México, murió en Bariloche, Argentina el gran Maestro Dr. Eduardo Rapoport, Entomólogo, Ecólogo y Escultor. Su deceso nos ha conmovido profundamente pero también nos ha hecho recordar con mucha nostalgia, los años maravillosos que convivimos con él. Eddy estuvo en México entre 1978 y 1984 como investigador del entonces naciente Instituto de Ecología, A.C. ubicado en el Museo de Historia Natural de Chapultepec, y responsable de coordinar el estudio de la ecología urbana del Valle de México. Durante ese tiempo tuvimos la oportunidad, más bien el privilegio, de convivir con él en un México de crisis económicas y desalientos ¿Serían otros tiempos? 

Aún recuerdo la primera vez que lo vi, con su característica pipa cuyo olor inundaba su cubículo, y me dije ¡argentino! tuve la idea que era más bien un hindú por el color de la tez y sus ojos almendrados. Sus cabellos daban la impresión de flotar alrededor de su frente calva, nunca supe por qué su imagen me hacía relacionarlo con la India, aunque poco a poco fui entendiendo que era un ser místico, como lo es la India para mí. Él trasmitía ante todo paz, era una persona llena de magia y mágico el entorno a su paso. La magia lo alcanzó desde su juventud, recuerdo que entre las anécdotas que nos contó había una acerca de una adivina quién le pronóstico que él se casaría con una mujer a la cual enseñaría a leer y a escribir. Efectivamente tal cosa ocurrió años más tarde cuando a su casa llegó una joven para ayudar en los quehaceres domésticos. Ella no sabía leer ni escribir, así que le enseñó esas mágicas habilidades que a todos nos iluminan. Años después Yolanda sería su esposa. Rapo era ingenioso, bromista y ocurrente, basta para ilustrar el hecho la lectura del Prólogo de su libro de Aerografía o las aventuras narradas en su más reciente libro autobiográfico. Recuerdo que en alguna ocasión Exequiel Ezcurra, viajaba a Argentina y entonces le preguntó a Rapo si se le ofrecía algo de allá, a lo cual, tras meditar un segundo, contestó: “mira Exequiel no puedo dormir muy bien, realmente extraño mucho mi colchón”, por favor me lo podrías traer a tu regreso. Así fue Eddy, un hombre que ante todo trasmitía paz y nos enseñó muchas cosas no sólo como maestro sino como ser humano etéreo, profundo y cercano. El poco tiempo que tuvimos la oportunidad de convivir con él nos enseñó a disfrutar la vida a través de su ojos y vivencias y su arte que lo acompaño siempre y del que dejó algunas muestras en el Instituto. El arte y la ecología siempre estuvieron unidos en su vida. 

¡Vivió en Paz, Descanse en Paz! 

Griselda Benítez Badillo https://www.bariloche2000.com/noticias/leer/murio-eddy-rapoport/106914 

  • Rapoport, E. 1975. Aerografía, Estrategias Geográficas De Las Especies, Fondo de Cultura Económica. México, D.F. 214 pp. 
  • Rapoport, E.H. 2015. Aventuras y desventuras de un biólogo latinoamericano. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Fundación de Historia Natural Félix de Azara, 2015. 452 p. ; 24x17 cm. ISBN 978-987-3781-16-2 

http://www.fundacionazara.org.ar/img/libros/aventuras-desventuras-biologo-latinoamericano.pdf